lunes, 23 de agosto de 2010

Postal Service

No sabe cómo pero le dio por mirar el buzón. Hacía varias semanas ya que su padre le había dicho que recogiera ella el correo porque él iba del garaje directamente a casa, sin pasar por el portal. Se asomó y vio que había cartas. Introdujo la pequeña llave por la ranura y abrió la puertecilla. Allí estaba. Entre dos cartas del banco y publicidad del chino de la esquina. Se había acordado. Y ella que lo había culpado de ser como los demás se dio cuenta de que seguía siendo él. Y sonrió con ternura sabiendo que hay cosas que no cambian y que su amistad era una de ellas.

2 comentarios:

  1. Vuelta a escribir...


    peli

    ResponderEliminar
  2. :)

    Re-bienvenida a la blogosfera! (y lo digo como si yo escribiera...)

    ResponderEliminar